Calcetines Correctores | Con Costuras Separadoras de Dedos
COSTE DE ENVÍO 4,50€ - GRATIS EN COMPRAS A PARTIR DE 25€
Calcetines Correctores Bambu
Calcetines Correctores Logo

Calcetines Correctores

Una solución contra el dolor al andar a causa de la deformación de los dedos

Las costuras especiales de nuestros Calcetines Correctores favorecen la colocación de los dedos en paralelo, los mantienen a raya e impiden que se amontonen. Reducen el dolor al caminar y ayudan a corregir su postura y desviación.
· Artritis Reumatoide · Artrosis · Juanetes · Dedos en Garra · Dedos en Martillo · Enfermedades Reumáticas ·

Un reto

Cuando la Artritis Reumatoide se empeñó en pararme decidí buscar una solución para seguir caminando. Compré, probé y descarté todo lo que encontré en el mercado porque no me ayudaba o era incómodo de utilizar.

Una solución

Así que busqué mi propia solución. Realicé unas costuras en mis calcetines que obligasen a mis dedos a permanecer paralelos entre si y no amontonarse. Y, ¡Eureka!, Puedo caminar sin tanto dolor.

Una patente

Tras utilizarlos de manera habitual mis dedos empezaron a enderezar su postura. Vista la mejora de mis pies, mis doctores y mi familia me animaron a patentar los calcetines correctores y a llevar este proceso adelante.

Una ilusión

Antepongo, al vértigo de lo desconocido, la ilusión de que otras personas puedan beneficiarse y mejorar su vida con mis calcetines. Los que compartimos dolencias articulares debemos luchar por seguir nuestro camino con nuestros propios pies.

Un poquito de nuestra historia

UNA INVENTORA INESPERADA

Con la ilusión de que mejore vuestra convivencia con las enfermedades que provocan la deformación articular en los pies os ofrezco una serie de calcetines creados para mantener los dedos rebeldes a raya!

Me llamo Mercedes Bolea, tengo 68 años y convivo con la artritis reumatoide desde hace siete. A pesar de que a veces la batalla es extenuante, lo importante es no rendirse, sobreponerse a uno mismo y buscar la manera de minimizar sus efectos y los condicionantes que añade en nuestra vida cotidiana. 

En mi caso llegó un momento en que andar se convirtió en una actividad de riesgo. Los dolores y a la falta de estabilidad me impedían realizar mis actividades rutinarias más simples y la reducción de éstas. Con el tiempo se incrementó la sensación de entumecimiento y de torpeza. Un círculo vicioso que crecía demasiado rápido y que no estaba dispuesta a seguir alimentando.

Comencé probando todo lo que encontré en el mercado pero nada me acababa de convencer, o era incómodo, o una solución a corto plazo.

Tras darle muchas vueltas a la cabeza se me ocurrió una solución simple, pero en su simpleza muy efectiva.Entonces realicé unas costuras en mis calcetines para obligar a mis dedos a permanecer en paralelo y en su sitio correcto, sin amontonarse ni enredarse entre si.

Para mi alivio y sorpresa funcionaba, volví a poder caminar. A pesar de que la enfermedad siguiera ahí, que mis dedos no se amontonasen, aliviaba el dolor al caminar, las rozaduras y me permitía calzarme con zapatos que no fueran ortopédicos enormes. La mejora en mi calidad de vida era tan evidente que cosí todos mis calcetines e incluso empecé a dormir con ellos. 

En una de mis revisiones médicas mi reumatóloga se sorprendió de que mis dedos hubieran mejorado su posición y estuvieran menos caóticos. Cuando le expliqué mi invento casero inmediatamente me animó: «¡Paténtalo! ¡Es una gran invento! ¡Cómo no se nos ha ocurrido antes!» 

De esta forma comienza la historia de la que ya sabéis el principio.

A partir de aquí la escribiréis vosotros si es útil para vuestras vidas.

Updating…
  • No hay productos en el carrito.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

¡Todos los descuentos y novedades en calcetines Texevolution en tu inbox!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar